Economía

Qué le importa a la nueva derecha dura de América Latina: Bukele, Milei, Kast y Bolsonaro – infobae

[ad_1]

Ilustración por klawe (The Economist)

“¡Mister president!” Javier Milei apenas pudo contenerse cuando se reunió con Donald Trump en la Conferencia de Acción Política Conservadora (cpac) en febrero. Ambos se abrazaron e intercambiaron consignas, con Trump entonando varias veces “Make Argentina Great Again” (“Hagamos que Argentina vuelva a ser grande”) y el nuevo presidente de Argentina gritando “Viva la libertad, carajo” en respuesta.

Nayib Bukele, el popular presidente autocrático de El Salvador, ya se había dirigido a la conferencia. “Dicen que el globalismo muere en el CPAC”, dijo embelesado a los republicanos. “Estoy aquí para decirles que en El Salvador ya está muerto”. Jair Bolsonaro, el expresidente de extrema derecha de Brasil, fue un invitado estrella en 2023. Él, al igual que Trump, afirmó sin pruebas que su candidatura a un segundo mandato se vio frustrada por un fraude. Sus partidarios también intentaron una insurrección.

Estas escenas sugieren una alianza internacional perfecta entre Trump y los líderes de la derecha dura de América Latina. Entre sus miembros también se encuentra José Antonio Kast de Chile, quien habló en un evento anterior del cpac. Esta nueva derecha disfruta de la influencia de Trump. Se ha alejado de una forma más consensuada de política conservadora en favor de una búsqueda agresiva de la guerra cultural.

Su ascenso comenzó con la sorpresiva victoria de Bolsonaro en Brasil en 2018, seguida de la de Bukele en 2019. En Chile, Kast, fundador de un nuevo Partido Republicano de extrema derecha, obtuvo el 44% de los votos en la elección presidencial de segunda vuelta en 2021 y su partido ganó las elecciones para un consejo constitucional en 2023. Milei obtuvo su propia victoria sorpresa en noviembre. Los aspirantes a líderes de la derecha radical compiten en la política de Perú y Colombia.

A diferencia de sus antiguos equivalentes europeos y norteamericanos, la extrema derecha latinoamericana no tiene raíces en el suelo fértil de la ansiedad pública por la inmigración descontrolada. (Aunque esto se ha convertido en un problema recientemente debido a la llegada de millones de venezolanos que huyen de la podrida dictadura de su país).

El nuevo grupo comparte tres señas de identidad. La primera es una feroz oposición al aborto y a los derechos de las mujeres y los homosexuales. “Lo que los une es una afirmación de las jerarquías sociales tradicionales”, como lo expresaron Lindsay Mayka y Amy Erica Smith, dos académicas. El segundo es una línea dura contra el crimen y el mantenimiento de la seguridad ciudadana. Y el tercero es la oposición intransigente a la socialdemocracia, y mucho más al comunismo, que lleva a algunos a querer un Estado más pequeño.

También hubo factores comunes en sus ascensos. Les ayudó una sensación de crisis: la corrupción y el estancamiento económico en Brasil y Argentina, la violencia de las pandillas en El Salvador y la, a veces violenta, “explosión social” en Chile.

Pero cada líder ha adoptado una combinación diferente de estos elementos ideológicos. La extrema derecha en América Latina son “primos, no hermanos”, dice Cristóbal Rovira de la Universidad Católica de Chile. “Son similares, pero no idénticos”.

Los electores de Bolsonaro eran evangélicos, a quienes apeló con su defensa de la familia tradicional y de la derecha autoritaria en forma del ejército, la policía y los agricultores preocupados por las invasiones de tierras y el crimen rural. Pero se mostró tibio respecto del libre mercado y el rigor fiscal. Bukele hizo de la seguridad la piedra angular de su primer mandato presidencial, superando a las bandas criminales al encerrar a más de 74.000 de los 6,4 millones de ciudadanos de El Salvador. Su política económica es menos clara y, a pesar de sus afirmaciones en el CPAC, no es evidentemente “antiglobalista”.

Milei fue elegido por su promesa de sacar a Argentina de una estanflación prolongada y reducir lo que él califica como una “casta” política corrupta. Se describe a sí mismo como “anarcocapitalista” y es fanático de la Escuela Austriaca de economía de libre mercado. A diferencia de Trump, no es ni un nacionalista económico ni un proteccionista en materia comercial. Sólo recientemente adoptó la postura de sus pares en cuestiones morales. Su gobierno apoya un proyecto para revocar la ley de aborto de Argentina y dice que eliminará el lenguaje con conciencia de género de la administración pública. Bukele hizo lo mismo.

Kast intentó incluir una moral conservadora en el proyecto constitucional que defendía su partido, lo que fue una de las razones por las que fue rechazado en un plebiscito. Quiere políticas duras en materia de seguridad y contra la inmigración. “Deberíamos cerrar las fronteras y construir una trinchera”, afirma. Quiere “reducir el tamaño del Estado y reducir la carga fiscal”. Mientras que Bolsonaro es un escéptico del cambio climático y antivacunas, Kast no lo es.

Los populistas de derecha también tienen actitudes diferentes hacia la democracia. Con su intento de subvertir el resultado electoral, por el que está bajo investigación policial, Bolsonaro demostró que no era un demócrata. Bukele desprecia los controles y contrapesos. Su éxito en reducir la tasa de homicidios lo hizo enormemente popular, lo que le permitió ignorar los límites constitucionales y ganar un segundo mandato en febrero.

El “desdén de Milei por las instituciones democráticas es claro”, dice Carlos Malamud, un historiador argentino, citando su decisión de romper con las convenciones y dar su discurso de toma de posesión ante una multitud de partidarios, en lugar de hacerlo ante el Congreso. Pero, añade, Milei aún podría aprender que necesita incluir al parlamento en el gobierno.

“Soy un demócrata”, insiste Kast, y sus oponentes están de acuerdo. “Sobre la seguridad y la reducción del Estado, compartimos puntos de vista con Bolsonaro”, dice. “Pero eso no significa que seamos iguales a Milei, Bolsonaro o Bukele”. Como señala el señor Kast, las circunstancias son muy diferentes en cada país y eso determina las decisiones políticas.

También lo son las perspectivas de los distintos líderes. Bukele es, con diferencia, el más exitoso, con posibles imitadores en toda la región y sin obstáculos evidentes para que permanezca en el poder indefinidamente. En cambio, la activa carrera política de Bolsonaro bien podría haber terminado. El tribunal electoral le ha excluido como candidato hasta 2030 (cuando tendrá 75 años) por menospreciar el sistema de votación en una reunión con embajadores extranjeros. Podría ser encarcelado por su aparente intento de organizar un golpe militar contra su derrota electoral; él lo niega y afirma ser víctima de persecución política.

El futuro de Milei está en juego. Si logra controlar la inflación, podría salir fortalecido de una elección de medio término en 2025. Pero si se niega a llegar a un compromiso con el Congreso y los gobernadores provinciales, podría tener problemas antes de esa fecha. En Chile, Kast pareció exagerar su papel con el proyecto constitucional. En las elecciones de 2025 el centroderecha podría tomar el poder. Una figura influyente de esa convicción sostiene que Kast es incapaz de representar la diversidad del Chile moderno.

En última instancia, el grupo está unido por una red internacional construida en torno a un discurso político y referencias culturales comunes. Kast preside la Red Política por los Valores, una organización anteriormente dirigida por un aliado de Viktor Orban, el líder populista de Hungría. Vox, el partido de extrema derecha de España, organiza el Foro de Madrid, una red de políticos con ideas afines, principalmente de lo que llama la “iberosfera” en América Latina.

Estos encuentros ofrecen la oportunidad de compartir experiencias y, a veces, un poco más. Bukele tiene asesores de la oposición en el exilio de Venezuela. Los activistas de Trump se han presentado en las elecciones latinoamericanas. Recientemente, Bolsonaro se refugió en la embajada de Hungría en Brasilia durante dos noches porque temía ser arrestado.

Pero no hay señales de dirección o coordinación central. La derecha en América Latina ha afirmado durante mucho tiempo que el Foro de São Paulo, una reunión de izquierdistas latinoamericanos, es una conspiración altamente organizada. Toda la evidencia es que se trata de una red de amistad laxa. Esto también parece ser cierto para sus pares de derecha.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

[ad_2]

Source link

Javier Medina

¡Hola! Soy Gabriel Salcedo, su fuente confiable de todo lo relacionado con noticias automotrices y más en ElMundoIberico.com. Con pasión por los automóviles y dedicación a mantenerlo informado sobre las últimas tendencias y desarrollos en la industria automotriz, me esfuerzo por brindarle artículos interesantes que alimenten su pasión por conducir. Únase a mí mientras navegamos juntos por el apasionante mundo de los automóviles.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
[xyz-ips snippet="footer"]