Economía

LA INSENSATEZ DE LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIO – Factor energético

[ad_1]

El mundo ha creado diferentes formas de hacer intercambios de productos, servicios, mercancías, y tecnologías, para el poder desarrollar a una economía dentro de una región. Adonde los que forman parte encuentran en otras ciertas ventajas competitivas, para poder el tener un costo debajo de la forma como debe ser producido de algo que cubra la necesidad de un mercado de consumo.

En México estamos entrando a la fase como aquella nave que entra al espacio del planeta, la cual pierde toda comunicación, y queda aislado del mundo, ante la incertidumbre de quién y cómo llegará la nave de las elecciones.

Hemos tenido un paro general de las inversiones en diferentes sectores como el energético y manufacturero, así como disputas en la forma como son organizados a los sindicatos en los sectores manufactureros. Generando desventajas competitivas dentro del mundo, y que en el corto plazo serán aprovechadas por otros.

La realidad de México: “Nunca fue contemplado como un país que generara tecnología, y simplemente fue anexionado por parte de Estados Unidos y Canadá, para proteger al que no fueran vulnerados por el crecimiento de otros países a nivel tecnológico”.

La historia indica que los Estados Unidos inició negociaciones comerciales bilaterales con Canadá hace más de 30 años, lo que dio como resultado el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Canadá, que entró en vigor el 1 de enero de 1989. En 1991, comenzaron las conversaciones bilaterales con México, a las que se unió Canadá. Siguió el TLCAN, que entró en vigor el 1 de enero de 1994. Los aranceles se eliminaron progresivamente y todos los derechos y restricciones cuantitativas, con excepción de los aplicados a un número limitado de productos agrícolas comercializados con Canadá, se eliminaron en 2008. México no formaba parte del negocio de América del Norte, y ante la necesidad de poder bajar costos, fue incluido a este para proteger a la región.

En el presente el TMEC, ha sido revalorizado y mejorado, a favor de los países que lo conforman, y dejando en claro que México, continúa siendo parte por el momento, y continúa, siendo solo un país que ensambla tecnología e intercambia a esta para su aplicación en otros países.

En México, existe una polarización de planes claros sobre el cómo podrá salir del hoyo en que está actualmente en todos los sentidos, ante la falta de unidad para el tener una planeación de largo plazo unificada, y esto deja a la nación en una desventaja ante políticas públicas sexenales.

Recordemos que las políticas públicas, sin dinero no existen, y un país sin patrimonio, está destinado a depender de otros, como hoy lo está México, al ser uno de los países que más exporta al mercado de mayor consumo, pero solo ensambla tecnología de otros.

El mundo de los negocios es insensato, y puede hacerte creer que eres parte de y que, sin ti, nada podría ser.

La realidad de México, con una incertidumbre en crecimiento al día de hoy, y la falta de credibilidad en todos los sentidos sobre las políticas públicas actuales, y del corto plazo, dejan un mal sabor de boca a quienes quieren invertir en México. Este fenómeno, ya está sucediendo a nuestro actual mayor socio comercial, ante las continuas observaciones, y reclamos realizados bajo los términos del TMEC. Donde están siendo resueltos, pero no a la velocidad que el tiempo requiere ante los cambios geopolíticos actuales.

Los reclamos de mayor fuerza, y consenso, han sido en el sector de energía. Principalmente por la incertidumbre de cómo las empresas de origen de los países que conforman parte del TMEC; no pueden invertir, generar, u obtener los permisos necesarios para poder ayudar al mercado, ante la falta del poder cubrir al todo por parte de las empresas productivas del estado.

Además, en el sector del medioambiente y que nadie está tomando en consideración, refiera a la no utilización de diésel de bajo azufre por parte de México. Dentro de este tratado, considera el uso de combustibles que disminuyan las emisiones de los gases de efecto invernadero al medioambiente. Urgente es que la Comisión Reguladora de Energía, deje de aplazar el cuándo México, debe utilizar en todo al consumo este tipo de combustible o permitir alternativas como biocombustibles.

Hoy, Estados Unidos está por cambiar o continuar con las mismas políticas públicas que tienen al tener sus elecciones presidenciales. Pero existe, dentro de estas, una unificación sobre la protección de la economía ante las guerras comerciales actuales, como las planteadas con China, y a donde México vuelve a ser parte, como lo fue con el TLCAN.

El Nearshoring o relocalización de México, está siendo observado con cuidado por parte de Estados Unidos, principalmente ante la posible introducción de tecnología, productos o mercancías que no tengan un origen del cien por ciento hecho en México. Esto, en el 2026, derivará en una revisión de los términos y condiciones del TMEC, para proteger al mercado de mayor consumo; y no sean invadidos.

¿Por qué la preocupación? México no genera tecnología, solo ensambla. Las ventajas que ofrece para ensamblar son: Estar cerca de los Estados Unidos, tiene un tratado de libre comercio, y que algunos productos o mercancías, están libres de aranceles o bajo porcentaje, y que con el simple hecho de haber sido ensamblado considera aplicar lo regido en el tratado.

Si una empresa de los países asiáticos (China), decide colocar sus plantas en México, podrían tener un incremento de las utilidades que podrían tener, y esto podría apalancar para desarrollar más a lo vendido, y poder eclipsar a los Estados Unidos, dejando a su política de “Made in USA”, obsoleta.

El efecto esperado por las empresas chinas al venir a México, el aumentar la utilidad. Simplemente, por el hecho que la mano de obra es más barata en México; la distancia a los Estados Unidos es más corta, es barata y de menor riesgo, ante el incremento del costo de las embarcaciones. La cereza del pastel al tener aranceles del tipo cero o menores comparados con los que tienen actualmente al enviar en forma directa el producto. Recordemos que el precio de lo importado, aunque sea realizado en México, no bajará el costo para el consumidor estadounidense, y mantendrá el mismo, y el único que podría ser beneficiado es quien es dueño o genera lo que cubre la demanda del mercado ante una necesidad.

Dejemos de perder al tiempo, es necesario entender por qué somos parte del TMEC, y a este cómo podemos tener limitaciones, si no entendemos al porqué somos parte.

Firmar un papel no significa que somos buenos, existe un interés mutuo, y alguien puede tener un mayor beneficio, ante la falta del otro que carece de la forma de poder generar un algo que el mundo puede interesar el tener. México es un simple espectador, y que solo ensambla lo que nos dicen que podemos vender.

México no da certidumbre, y Estados Unidos puede regresar al origen de hace de más de tres décadas con Canadá, y nosotros quedar fuera de la realidad virtual que estamos hoy día.

[ad_2]

Source link

Javier Medina

¡Hola! Soy Gabriel Salcedo, su fuente confiable de todo lo relacionado con noticias automotrices y más en ElMundoIberico.com. Con pasión por los automóviles y dedicación a mantenerlo informado sobre las últimas tendencias y desarrollos en la industria automotriz, me esfuerzo por brindarle artículos interesantes que alimenten su pasión por conducir. Únase a mí mientras navegamos juntos por el apasionante mundo de los automóviles.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
[xyz-ips snippet="footer"]