Política

Oficialismo y oposición discuten sobre la regla fiscal: ¿se cumplió o “se corrió el arco”? Análisis de Tamara Schandy … – En Perspectiva


RA: Pasemos a otro de los puntos controversiales del debate de estos últimos días. Decíamos antes que se cumplió la meta de resultado fiscal estructural de 2023, pero esa meta había sido modificada durante el propio año Varias voces en la oposición hablan de que se movió el arco. ¿Podemos repasar cómo funciona la regla fiscal respecto a ese tema? Antes explicabas que el tope de deuda tiene una cláusula gatillo establecida por ley. ¿Cómo funciona la meta de resultado fiscal estructural?

TS: Este es un tema central del diseño de la regla, más allá del debate político. La normativa vigente no explicita criterios o lineamientos para modificar las metas de resultado fiscal estructural, ni del año en curso ni para los años siguientes. De hecho, las metas están definidas como indicativas y, por ende, queda un espacio para que se vayan modificando, como efectivamente ha ocurrido. Se han modificado con las rendiciones de cuentas y también en las instancias intermedias de febrero. La semana pasada, sin ir más lejos, se cambió la de 2024.

El espíritu de estos objetivos de resultado fiscal estructural es asegurar la sostenibilidad de la deuda en el largo plazo (esto es, evitar que la deuda pública suba a niveles que puedan ser problemáticos para el país). Desde esa perspectiva, uno podría pensar que los objetivos deberían derivarse justamente de una proyección de cuál es el nivel de deuda que uno quiere tener, y de allí hacer un cálculo reverso de cual es el resultado fiscal que hay que tener para lograrlo.

Si uno lo piensa desde ese ángulo, elementos que nos aparten de la trayectoria deseada no deberían derivar en corrimientos de los objetivos sino ser explicados como desvíos de los objetivos y presentados junto con acciones para retomar la senda deseada. Así lo vemos en Exante pero, reitero, esta es un área respecto a la cual el marco normativo deja un vacío.

RA: ¿Pero cuál sería ese resultado fiscal que asegura la sostenibilidad de la deuda?

TS: Es una excelente pregunta y es un cálculo técnico que depende de cuánto se piense que va a crecer la economía y de cuál es el costo de financiamiento del gobierno. Según nuestras estimaciones, seguramente está más cerca del 2% que del 3% del PIB.

Ciertamente el gobierno tiene un norte similar. De hecho, si nos remontamos a la primera ley de presupuesto del gobierno, había planteado que el déficit fiscal estructural debía converger a 2,5% del PIB sobre el final del período de gobierno. En las rendiciones de cuentas sucesivas incluso se empezaron a presentar proyecciones más allá del período de gobierno y ese resultado fiscal “estructural” se llevaba indicativamente a déficits de 2,1%-2,2% del PIB. Eso implica, a su vez, que debemos tener superávit a nivel primario (esto es, tantes del pago de intereses).



Source link

Pablo Sanchez

Sumergido en el vasto mar de las palabras y esculpiendo historias como un artesano, soy Pablo Sánchez, un Artesano de la Escritura Digital que transforma ideas en relatos cautivadores. Mi formación en la Universidad Pompeu Fabra me brindó el cincel del conocimiento. Como un orfebre de letras, mis escritos se despliegan desde los escenarios de eventos internacionales hasta los entresijos de la política, desde las aulas de educación hasta las luces del entretenimiento y las maravillas del medio ambiente. Cada palabra es una pincelada de autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras se convierten en notas de un concierto de conocimiento, donde la política comparte escenario con la educación, donde la diversión se entrelaza con la conciencia ambiental y donde cada página es un lienzo en blanco para crear mundos de imaginación.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button