Seguridad Global

La proliferación sin control de la tecnología de misiles genera riesgos globales – El Observador


Desde que el conflicto entre Israel y Hamas Gaza se intensificó después de los ataques de 7 de octubre, las tensiones aumentaron en otras partes de Medio Oriente, particularmente en Yemen. Desde noviembre, los rebeldes hutíes (un grupo armado respaldado por Irán que opera desde el oeste de Yemen) han emprendido una extensa campaña, utilizando tecnología avanzada de misiles para atacar objetivos en el Mar Rojo y otras zonas.

El grupo ha dicho que los ataques son en solidaridad con los palestinos bajo el bombardeo israelí en Gaza. El hecho de que un grupo armado no estatal posea tal capacidad de ataque marca una nueva era en la proliferación de esta tecnología avanzada de misiles.

Los rebeldes hutíes serían el primer beligerante en desplegar misiles balísticos antibuque en un conflicto. Si bien los ataques iniciales con misiles no alcanzaron ningún buque (quizás deliberadamente), el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM) dijo más tarde que un buque portacontenedores con bandera de Liberia, el MV Platinum 3, fue alcanzado por uno de estos misiles.

En otro episodio indicativo de las actuales capacidades misilísticas de los hutíes, Israel derribó en noviembre un misil balístico utilizando, por primera vez, su nuevo interceptor Arrow-3. El misil balístico fue disparado desde Yemen, lo que marca una fuerte presunción de que fue lanzado por rebeldes hutíes.

En diciembre, después de que buques de guerra franceses y estadounidenses derribaran numerosos sistemas frente a la costa yemení, un portavoz de los hutíes se atribuyó la responsabilidad de un ataque contra un barco de propiedad noruega que fue alcanzado por un misil de crucero. Finalmente, esta semana, una coalición liderada por Estados Unidos y el Reino Unido llevó a cabo ataques contra bases hutíes dentro de Yemen para detener sus ataques con misiles. Los ataques de represalia se produjeron un día después de que buques de guerra estadounidenses y británicos interceptaran 21 drones y misiles disparados desde Yemen y dirigidos a barcos en el Mar Rojo, el mayor ataque perpetrado por los rebeldes hutíes hasta la fecha.

Si bien el uso de misiles balísticos y de crucero de largo alcance en Medio Oriente ha aumentado en las últimas semanas, es una tendencia que se ha ido gestando durante años. Los grupos armados no estatales en múltiples zonas de conflicto han adquirido nuevos sistemas de misiles con capacidades de largo alcance que podrían provocar un cambio en las consideraciones estratégicas. Estas nuevas vías de proliferación para que los grupos armados no estatales alcancen capacidades avanzadas de misiles plantean desafíos sobre cómo deberían responder los estados.

Implicancias estratégicas.

Al menos desde 2018, los expertos designados por las Naciones Unidas para monitorear el conflicto en Yemen han documentado el uso de una variedad de misiles por parte de las fuerzas hutíes. Han identificado el uso de antiguas reservas de misiles de crucero antibuque C-802 suministrados por China para atacar barcos en el Mar Rojo, así como otros misiles de crucero de origen no confirmado para atacar instalaciones de almacenamiento de petróleo en Arabia Saudita.

El panel sobre Yemen de la ONU también identificó un misil balístico modificado, el Borkan-2H, que según sus informes fue construido con un conjunto de componentes que parecen provenir de fabricantes iraníes. Es probable que estos componentes se introdujeran de contrabando en Yemen en piezas y luego se ensamblaran localmente.

El alcance y la precisión de estos sistemas son significativos. Cuando se apuntan correctamente, los misiles antibuque C-802 pueden usarse para alcanzar objetivos a una distancia de hasta 120 kilómetros. El mismo informe dice que el Borkan-2H, que incluye componentes modificados para reducir su peso y aumentar su alcance, ha sido utilizado para atacar objetivos a más de 800 kilómetros y hasta 1.000 kilómetros.

Tecnologías disruptivas

En Libia, las fuerzas alineadas con el general Haftar en el este del país adquirieron un arsenal de viejos misiles SCUD de la era de Gadafi y realizaron lanzamientos de demostración, lo que indica que han logrado que algunos de ellos vuelvan a funcionar. Si bien la utilidad de los misiles en el campo de batalla podría ser menor en comparación con los drones vistos recientemente en los conflictos entre Azerbaiyán con Armenia y Rusia con Ucrania, los sistemas de misiles de largo alcance y alta carga útil representan una amenaza para los aeropuertos, la infraestructura civil y las grandes formaciones de tropas. en territorio controlado por el gobierno libio.

A pesar de estar todos armados convencionalmente, la precisión y el alcance de estos sistemas son cada vez más relevantes para las consideraciones estratégicas debido a su capacidad de amenazar infraestructuras nacionales como refinerías de petróleo o reactores nucleares, estrangular rutas comerciales marítimas y cerrar el espacio aéreo internacional.

No hay que olvidar que se utilizó un misil tierra-aire BUK de fabricación rusa para derribar el vuelo MH17 de Malaysian Airlines en 2014 mientras sobrevolaba Ucrania, asesinando a las 298 personas a bordo.

Tanto en Libia como en Yemen, los grupos armados no estatales pueden adquirir estos sistemas de armas desestabilizadores a través de múltiples vías: los misiles pueden ser reacondicionados a partir de reservas capturadas, transferidos desde estados patrocinadores o incluso ensamblados en fábricas artesanales con piezas compradas en el mercado abierto. Actualmente, estos caminos plantean importantes desafíos de no proliferación para los estados a medida que un número cada vez mayor de personas aprende las habilidades y tácticas necesarias para desarrollar, fabricar y desplegar estas armas.

Otra característica desestabilizadora de la difusión de estos sistemas de misiles de largo alcance a actores no estatales se relaciona con el estatus de estos actores en la escena política. Poseer tales capacidades puede dar a los actores no estatales más influencia a nivel internacional, estar menos dispuestos o ser menos capaces de negociar que los actores estatales, o pueden verse a sí mismos como severamente presionados a usar sus nuevas capacidades en una estrategia de “todo o nada”

 Los Estados patrocinadores de tales fuerzas proxy podrían tener una capacidad limitada para restringir la transferencia futura de tecnología de misiles o ser indiferentes al destino de ese nuevo conocimiento tácito. De cualquier manera, negociar con estos grupos no estatales es una perspectiva compleja.

Controles de exportación

Las medidas internacionales existentes, como el Régimen de Control de Tecnología de Misiles, que restringe las transferencias o la venta de armas con un alcance superior a 300 kilómetros y cargas útiles superiores a 500 kilogramos por parte de los Estados miembros, así como una gama de equipos útiles para su producción, ya intentan limitar la Ampliación de capacidades avanzadas de misiles. (El Régimen de Control de Tecnología de Misiles fue establecido en 1987 por el Grupo de los Siete (G7) con el objetivo de restringir la proliferación de armas de destrucción masiva. Actualmente está firmado por 35 estados miembros.)

Sin embargo, a medida que la economía global se ha desarrollado, se han abierto nuevas cadenas de suministro para posibles fabricantes de misiles.

Facilidades crecientes

Muchos de los componentes de misiles que han sido seleccionados por los Paneles de Expertos de la ONU o por grupos que llevan a cabo investigaciones sobre el terreno (como Conflict Armament Research o el Instituto Real de Servicios Unidos para Estudios de Defensa y Seguridad) indican que las actuales amenazas de misiles ya no necesitan ser abordadas.

La gama de componentes que se necesitan para los sistemas de guía, los sistemas de control de vuelo o las piezas mecánicas se obtienen a través de complicadas rutas de suministro y se pagan a través de instituciones financieras que quizás todavía estén asumiendo su papel de facilitar el desarrollo de amenazas de misiles no reconocidas.

A medida que los actores no estatales poseen cada vez más capacidades sofisticadas en materia de misiles, las barreras de entrada para una aspirante a tener fuerza de misiles están cayendo dramáticamente. Las instituciones financieras que están facilitando el flujo de fondos para la adquisición de componentes que se encuentran en tales sistemas de deberían ser conscientes de un nivel cada vez mayor de análisis y prevención a medida que los estados aceptan las implicaciones estratégicas de estos nuevos programas de armas.

Investigaciones financieras.

Bajo el Grupo de Acción Financiera Internacional (otra organización internacional fundada por el Grupo de los Siete que promueve estándares financieros internacionales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo), los estados ahora deben realizar evaluaciones de riesgos centradas en el financiamiento de la proliferación. Pero para realizar estas evaluaciones, las autoridades nacionales necesitarán comprender mejor el cruce entre las amenazas de proliferación nuclear y las nuevas amenazas de misiles. De hecho, las tipologías de adquisición ilícita de tecnología de misiles comparten muchas de las mismas características del comercio ilícito asociado con los programas nucleares: la evasión de los controles de exportación y la búsqueda de tecnología de proveedores dispuestos o de socios involuntarios.

Los Estados podrían reducir los riesgos de una mayor proliferación desestabilizadora de sistemas de misiles de alto perfil creando conciencia entre las agencias de control de exportaciones y las autoridades financieras sobre las vías de adquisición de artículos por debajo del umbral y cómo se utilizan en la tecnología de misiles. En particular, tanto los fabricantes de componentes como las instituciones financieras harían bien en comenzar a analizar su exposición al riesgo de las cadenas de suministro involucradas en la proliferación de misiles. Porque una gran demanda conlleva grandes beneficios.

Los incentivos de ganancias para los corredores y revendedores serán altos ya que se espera que el mercado de componentes para capacidades de misiles crezca en los próximos años. Las instituciones financieras deberían prestar atención a este mercado examinando a sus clientes con posibles vínculos con grupos armados con estos sistemas. También podrían revisar las empresas de logística involucradas en entregas inusuales de tecnología relevante para misiles en las porosas regiones fronterizas de los estados cercanos.

Se necesita una mayor cooperación entre los sectores público y privado a nivel internacional para hacer frente a la proliferación de sistemas de misiles estratégicamente desestabilizadores. Seguramente será difícil contrarrestar la proliferación de tales sistemas de armas o desmantelarlos mediante acciones no violentas, pero es un desafío que vale la pena afrontar.

(Con información de agencias)

 



Source link

Elena Garcia

Sumergiéndome en el océano de las palabras y tejiendo narrativas como hilos de un lienzo, soy Elena García, una Artista Verbal del Blogging que convierte letras en mundos cautivadores. Mi travesía en la Universidad Autónoma de Barcelona coloreó mi pluma con la paleta del conocimiento. Como una tejedora de historias, mis escritos se despliegan desde las esferas de las noticias internacionales hasta el resguardo de la seguridad global, desde los misterios de la ciencia hasta los engranajes de la industria automotriz y los tesoros de la literatura. Cada palabra es una pincelada de autenticidad, entrelazada con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras cobran vida, donde la seguridad se entrelaza con la ciencia, donde las máquinas se fusionan con las palabras y donde cada párrafo es un reflejo de la vasta riqueza de la literatura.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button