Política

Lilia Lemoine y su carrera política construida a fuerza de Fake News – En Orsai


Lemoine es candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. En su cuenta de Instagram se define como “influencer, IT girl, activista libertaria y cosplayer”. Tiene 43 años y vive en su casa propia que se encuentra en sucesión en el barrio porteño de Villa Santa Rita.

Según explicó en sus redes sociales, su padre se llamó Miguel Nestor Bolukalo, pero niega su origen ucraniano utilizando el apellido de la madre que murió el 1° de agosto del 2020. “Desde entonces me involucré más y más en dar batalla cultural y política usando todos mis recursos disponibles” confesó en sus redes.

En el contexto político argentino, la presencia y participación de Lilia Lemoine en la campaña de Javier Milei ha suscitado diversas opiniones y debates. A pesar de su rol como asesora de imagen y comunicación, así como su presencia en redes sociales como influencer y cosplayer, es fundamental cuestionar si Lemoine posee las capacidades y experiencia necesaria para ocupar una banca en el Congreso de manera positiva y coherente como representante de La Libertad Avanza.

 

Falta de Experiencia en Asesoría Política:

Lilia Lemoine, conocida en línea como “Lady Lemon”, ha logrado cierta notoriedad en redes sociales gracias a su presencia en la campaña de Milei. Sin embargo, su experiencia previa en asesoría política y comunicación política es escasa o nula. Su reputación como influencer y cosplayer no necesariamente se traduce en la capacidad de aconsejar y guiar al líder de un partido político en cuestiones cruciales, como la formulación de políticas, la estrategia electoral y la comunicación política efectiva. La ausencia de un historial profesional sólido en asuntos políticos suscita dudas sobre su idoneidad para tomar decisiones cruciales en una campaña electoral.

 

Influencia Superficial en la Imagen de Milei:

Aunque Lilia Lemoine se ha atribuido la responsabilidad del “look” característico de Javier Milei, incluyendo su cabello despeinado y las patillas notables, es esencial considerar si esta influencia es realmente beneficiosa para la imagen pública de un candidato presidencial. La atención excesiva a los aspectos estéticos, como el peinado y la vestimenta, puede distraer de los problemas y propuestas políticas reales. En lugar de centrarse en la profundidad de las ideas y la capacidad de liderazgo de Milei, la atención se ha desviado hacia su apariencia, lo que plantea interrogantes sobre la prioridad de la campaña en términos de mensaje político y propuestas concretas.

 

Cosplay e Influencia en la Política:

La faceta de Lemoine como cosplayer e influencer, aunque interesante, suscita preguntas sobre su relevancia en el ámbito político. La dedicación a personajes de la cultura pop y la construcción de una marca personal en redes sociales pueden no ser cualidades que se traduzcan en la habilidad de asesorar en cuestiones políticas complejas y en la toma de decisiones que afectan a una nación entera. La falta de experiencia política y el enfoque en elementos visuales frívolos pueden diluir la seriedad y la credibilidad de la campaña de Milei.

La presencia y el papel de Lilia Lemoine como asesora de imagen y comunicación en la campaña de Javier Milei plantean preocupaciones legítimas sobre su capacitación y su idoneidad para desempeñar un papel significativo en la política. Su falta de experiencia en asuntos políticos, la focalización excesiva en elementos estéticos y su influencia superficial en la configuración de la imagen de Milei generan cuestionamientos sobre su contribución real al proceso político y electoral.

En un momento en que la política demanda líderes preparados y enfoque en las problemáticas reales del país, la relevancia de la influencia de Lilia Lemoine en la campaña merece una reflexión más profunda.

 

“Miente que algo quedará”

Lilia Lemoine, candidata a diputada por La Libertad Avanza y asesora de Javier Milei, ha vuelto a ocupar los titulares mediáticos, pero esta vez por motivos controvertidos. En lugar de destacarse por propuestas políticas sustanciales, se la ha relacionado con la promoción de una noticia falsa que intentaba vincular sentimentalmente a su líder, Javier Milei, con la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La historia revela un audio en el que Lemoine ofrece instrucciones específicas a un interlocutor llamado “Ramiro” sobre cómo crear un chat falso de contenido sexual entre Milei y CFK. La propuesta incluye la utilización de imágenes y detalles para dar apariencia de veracidad. Esta acción plantea serias interrogantes sobre la ética y la integridad en la comunicación política.

 

Historial de Fake News y Estrategias Dudosas:

El episodio de las fake news no es la primera vez que Lemoine está relacionada con tácticas controvertidas en la esfera pública. Se descubrió previamente que proporcionaba “capacitaciones” de trolleo a seguidores de la ultraderecha, donde enseñaba cómo llevar a cabo ataques y defensas en las redes sociales. Esta metodología resalta su enfoque en estrategias de comunicación cuestionables y en tácticas que pueden contribuir a la polarización y a la desinformación en línea.

La implicación de Lemoine en la generación de rumores falsos plantea serias dudas sobre su idoneidad como asesora de imagen y comunicación de un líder político. La construcción de una imagen pública sólida y confiable es esencial para los candidatos y los partidos políticos, y el involucramiento en prácticas engañosas como la propagación de fake news pone en tela de juicio la credibilidad de Milei y su equipo.

La controversia en torno a Lilia Lemoine y su participación en la difusión de noticias falsas plantea una cuestión más amplia sobre los límites de la comunicación estratégica en la política. Si bien la estrategia y la táctica son elementos esenciales en una campaña electoral, la integridad y la honestidad también deben ser pilares fundamentales. La priorización de tácticas sensacionalistas y polémicas puede desviar la atención de los problemas y propuestas reales que deberían ser el enfoque central de una campaña política seria y responsable.

Recordemos que ella fue la responsable de enseñarles a los militantes “libertarios” clases de trolleo y de ataques cibernéticos a Ofelia Fernández y que quedó inmortalizada en un patético video viralizado en las redes.

 

El episodio de Lilia Lemoine y las fake news asociadas con su nombre plantean interrogantes sobre su papel como asesora de imagen y comunicación en la campaña de Javier Milei. Más allá de la estrategia política y la lucha por la atención mediática, la integridad y la veracidad deben mantenerse como principios fundamentales en la política. La manipulación de la información y la promoción de noticias falsas no solo socavan la credibilidad de los candidatos, sino que también erosionan la confianza pública en el proceso político en su conjunto.





Source link

Pablo Sanchez

Sumergido en el vasto mar de las palabras y esculpiendo historias como un artesano, soy Pablo Sánchez, un Artesano de la Escritura Digital que transforma ideas en relatos cautivadores. Mi formación en la Universidad Pompeu Fabra me brindó el cincel del conocimiento. Como un orfebre de letras, mis escritos se despliegan desde los escenarios de eventos internacionales hasta los entresijos de la política, desde las aulas de educación hasta las luces del entretenimiento y las maravillas del medio ambiente. Cada palabra es una pincelada de autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras se convierten en notas de un concierto de conocimiento, donde la política comparte escenario con la educación, donde la diversión se entrelaza con la conciencia ambiental y donde cada página es un lienzo en blanco para crear mundos de imaginación.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button