Organizaciones Internacionales

“Brics le permite a la Argentina reducir su vulnerabilidad externa” – La Capital


Para Julieta Zelicovich, doctora en relaciones internacionales y docente de la UNR, la incorporación del país a ese ámbito “le da una voz en una mesa de interlocutores relevantes”

La doctora en relaciones internacionales Julieta Zelicovich considera que el ingreso de la Argentina al Brics es una oportunidad. Depende del país aprovecharla o no. “Si la Argentina utiliza de manera activa esa silla puede reducir la vulnerabilidad e incrementar la calidad de las políticas públicas y el entorno de negocio”, señala la docente de la UNR.

En esta entrevista con La Capital Zelicovich explica las particularidades de este mecanismo de cooperación internacional fundado por Brasil, India, Rusia y China, descarta que la incorporación de Argentina a este club perjudique la negociación con el FMI y analiza el posicionamiento de Patricia Bullrich y Javier Milei, atravesado por la campaña electoral.

¿Qué implica para Argentina en términos de derechos y obligaciones sumarse al club del Brics?

Como vos decís, Brics es un club. Es un mecanismo de cooperación, de concertación de políticas, no es un acuerdo internacional. Desde la crisis financiera de 2008-2009 venimos viendo la emergencia de otros mecanismos de gobernanza, diferentes a las antiguas organizaciones internacionales a la manera de Naciones Unidas. Son esquemas flexibles, fundamentalmente de cooperación y coordinación de políticas que no tienen mecanismos de enforcement. El enforcement es la capacidad de hacer cumplir la regla. Participar en Brics le permite a la Argentina estar en una red de diálogo y cooperación muy rica en términos de distintas agendas con sus principales socios económicos, que además son actores relevantes en el sistema internacional. Hay una serie de valores compartidos que tienen que ver con el multilateralismo, con la idea de un orden internacional basado en reglas y más justo en la representación. Esos son los valores que unen a estos países muy heterogéneos, pero no hay una cuota o una obligación de membresía, sino que es un derecho que se gana. Es distinto en el caso del nuevo Banco de Desarrollo, donde sí hay obligaciones.

¿Y en términos de costos y beneficios, económicos y de otro tipo?

Brics es un espacio muy interesante para la Argentina, Para gestionar su política exterior los países pueden valerse de mecanismos de voz y propaganda, diplomáticos, económicos y militares. Argentina no tiene mecanismos militares, ya que es un régimen democrático y tiene capacidades limitadas, no tiene capacidad económica salvo en algunos nichos vinculados a la inserción agrícola. Al no tener un poder de peso en esas mesas de negociación tiene que valerse de la diplomacia, de la voz, de visibilizar. Para eso los foros como los Brics son súper importantes para crear poder. Brics es un equivalente al G20 y al G7 y le da a la Argentina una voz en una mesa de interlocutores relevantes. Eso se proyecta hacia una coordinación de programas económicos. Una de las cuestiones que apareció en la última cumbre de Brics es un programa de promoción de políticas industriales, y le da una proyección en temas que para la Argentina son muy sensibles, como la negociación de un marco multilateral más justo para el enfoque de la deuda externa. Hay mecanismos de cooperación en múltiples esferas, como la educación, donde Argentina puede formar parte de una red y acceder a recursos humanos. Insisto con que no es un mecanismo de integración, por lo que no vas a entrar a China con un menor arancel, pero sí da una proximidad para resolver problemas. Brics permite reducir la vulnerabilidad externa.

¿Puede impactar negativamente en la negociación con el FMI, donde Estados Unidos tiene poder de veto?

No creo que Estados Unidos pueda utilizar esto como un instrumento para volver más esquivo el apoyo en la negociación con la Argentina. Por dos motivos. Uno es que la Argentina tiene una posición paradójicamente privilegiada, al ser el principal deudor del Fondo. Es de interés para la vigencia y la legitimidad del FMI resolver de manera exitosa la crisis argentina. Si eso no sucediese, se terminarían fortaleciendo los mecanismos emergentes alternativos. Entonces, es de interés para Estados Unidos como actor central en el FMI que la situación argentina se resuelva bien. Además, algunas investigaciones que venimos desarrollando nos muestran que en la disputa de Estados Unidos con China cuando los países latinoamericanos se aproximan a China en los temas económicos la respuesta de Estados Unidos es más promoción económica. El límite en la relación con Estados Unidos está en la cuestión de seguridad estratégica. Ahí la agenda puede ser distinta. El Brics no ofrece una amenaza directa, no es que le está dando a la Argentina aviones militares. Estás participando de un foro con la particularidad de que de los miembros del viejo Brics —Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica— son miembros del G20. Arabia Saudita, nuevo miembro de Brics, también integra el G20. Además, Egipto tiene un acuerdo de libre comercio con Mercosur. Lo disruptivo es el caso de Irán. Por lo demás, está dentro de las reglas de juego actuales, en un escenario internacional que apunta hacia políticas exteriores más pragmáticas que principistas.

Habló de lo que Brics le aporta a la Argentina. Le pregunto a la inversa: ¿en qué contribuye Argentina al grupo?

Hay que entender dos procesos. Uno es por qué avanza la ampliación de Brics. El segundo es por qué Argentina. La ampliación de Brics es impulsada fundamentalmente por China, y que había sido resistida con distintos matices por los otros miembros. El acrónimo surge de una consultora en 2001 y en 2009 se corporiza en las cumbres. En ese momento el vínculo entre los miembros era más parejo y después China se despegó. La ampliación de miembros de alguna manera erosionaba y erosiona la posición de privilegio de Rusia, India, Sudáfrica y Brasil respecto de China, que está expandiendo su red de influencia. China está construyendo o fortaleciendo estos mecanismos de gobernanza alternativos que avalan sus posiciones hacia una reforma del régimen multilateral, contrastando con el G7. Para China, la ampliación de Brics tenía como ganancia una mayor expansión de su imagen internacional, de sus redes, de su proyección de poder. El por qué Argentina sólo se entiende por Brasil. La ampliación de Brics tiene un foco muy fuerte en la región de Medio Oriente, en países que tienen recursos energéticos estratégicos. Allí China estuvo estableciendo alianzas en el último período, sobre todo después de la guerra en Ucrania y la suba de los precios de los commodities energéticos. Son países con economías medias, pero no ajenas a la crisis. Argentina no hubiese ingresado a los Brics si no hubiese estado Lula en la negociación. Con Bolsonaro no pasaba; de hecho, el año pasado no sucedió. Creo que tiene que ver con esa afinidad regional, con tener mayor peso de América Latina sobre la mesa. Si Brics se vuelve un mecanismo centrado únicamente en la región del Pacífico o Medio Oriente los intereses de Brasil quedan diluidos. Entonces, la presencia de Brasil contribuye a tener una mayor diversidad de voces. Probablemente Brasil juegue a cambio algo que también aparece en la última declaración de Brics: la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU para tener un asiento. Probablemente eso sea parte de las negociaciones.

Llamó la atención que la Argentina no participó de manera presencial de la cumbre. ¿Cómo analiza esta situación?

Hasta hace una semana parecía poco probable que se concretara la ampliación de Brics y la Argentina no esperaba que esto se resolviera. Esto habla de una mirada muy parroquial de la gestión política en la Argentina y la poca atención a los procesos internacionales. Es entendible en el contexto de campaña electoral y de crisis, donde hay recursos escasos para la política exterior, pero no deja de llamar la atención. La política exterior no estuvo en el tope de las prioridades de la gestión Fernández, aunque en su último tramo encontramos algunos aspectos relevantes, como este ingreso a los Brics y la solicitud de ingreso al Nuevo Banco de Desarrollo, dos procesos que corren en paralelo pero no son necesariamente simultáneos.

Hablando de elecciones, tanto Bullrich como Milei expresaron su rechazo a que la Argentina se sume a Brics. ¿Puede haber costos en caso de que alguno de los dos gobierne el país a partir de diciembre?

—Era esperable que cuando el gobierno saliera a comunicar la incorporación a Brics como un triunfo se politizara. Ahora bien, las posiciones de Milei y Bullrich no son las mismas. En el caso de Milei se observa un fuerte dogmatismo, que refleja una lectura de las relaciones internacionales. ajena a los tiempos que corren. Expresa una política principista, de alineamiento automático y excluyente, además en un momento donde hay un fuerte y creciente compromiso del Estado sobre los procesos productivos, sobre la gestión del cambio climático. Queremos más Estado y no menos. Ese desacople que plantea Milei hubiese sido esperable en 1990, pero no tiene reflejo en el mundo. La ruptura de los vínculos con China ignora la gestión de los flujos económicos y comerciales, donde el Estado tiene un rol muy importante, por ejemplo en los permisos fitosanitarios. No podemos pensar el vínculo con China sin Estado. Si Milei suspendiera la participación de Argentina en Brics en caso de ser electo no sería una política exterior acertada, sería reducir la voz de Argentina en el mundo, incrementar su vulnerabilidad. En el caso de un gobierno de Bullrich se observa un poco más de pragmatismo y mayor continuidad. Durante la gestión de Macri el gobierno tuvo un acercamiento a China y participó de múltiples iniciativas de cooperación. No esperaría que el gobierno de Bullrich concrete la salida de Brics. En todo caso, imagino una participación menos activa, que el canciller no vaya a las cumbres.

>> Leer más: Qué es el bloque Brics y por qué importa que Argentina forme parte

Para el gran público la discusión sobre Brics parece muy lejana. ¿Cuál es el impacto en la vida cotidiana de las personas?

En el corto plazo no supone ninguna modificación. Sí en la construcción de vinculación y de la inserción internacional de mediano y largo plazo. Es como un mecanismo de seguro. Cuando lo contratás no ves el efecto inmediato, lo ves si te pasa algo. Y, si sos medio cabulero, reduce la posibilidad de que te suceda algo. Como decís, para la gente el Brics es abstracto, y ese fue el problema de comunicación de Fernández. Está bien comunicarlo, pero muy lejano a los problemas cotidianos. La Argentina es miembro de foros súper relevantes en el escenario internacional. Si le saca provecho y decide explotar esta membresía puede tener beneficios concretos para el ciudadano: una mejor economía, mejores programas de políticas públicas. Si la usa para que los funcionarios viajen no va a cambiar nada. El 2 de enero de 2024 ninguno de los problemas de la Argentina va a estar resuelto por el Brics, pero si la Argentina utiliza de manera activa esa silla puede reducir la vulnerabilidad e incrementar la calidad de las políticas públicas y el entorno de negocio.



Source link

Javier Medina

Navegando por la vastedad de la información con la destreza de un orfebre de palabras, soy Javier Medina, un Hábil Artesano del Contenido Web que esculpe historias con el poder de las letras. Mi formación en la Universidad Pablo de Olavide me dotó de la paleta del conocimiento. Como un alquimista literario, mis escritos se despliegan desde las entrañas de las organizaciones internacionales hasta los vericuetos de la ley internacional, desde las canchas deportivas hasta los engranajes de la economía y el desfile de la moda. Cada palabra es un trazo de autenticidad, entrelazado con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras danzan con gracia, donde la ley y el deporte entrelazan sus hilos, donde los números económicos se desvelan con elegancia y donde cada página es una ventana a un mundo de conocimiento tejido con pasión.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button