Seguridad Global

¿Amigo o enemigo? El consulado ruso en Jerusalén occidental es … – Nueva Revolución


A diferencia de los dos primeros ministros anteriores, Bennett y Lapid, Netanyahu estaba interesado en mantener cierto grado de neutralidad en la guerra entre Rusia y Ucrania y el conflicto global resultante.

Por Ramzy Baroud / The Palestine Chronicle

Desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, también se ha desatado una guerra fría global.

Como fuerte aliado de Washington y hogar de un enorme electorado de judíos rusos, ucranianos y de Europa del Este, era natural que Tel Aviv estuviera en el centro del conflicto global.

Cuando comenzó la guerra, Israel estaba gobernado por una extraña coalición, que reunía a partidos políticos de derecha, centro e izquierda.

Estos partidos eran conscientes de la importancia electoral de los judíos rusos israelíes, que en su mayoría llegaron a Israel tras el colapso de la ex Unión Soviética a finales de los años 80 y principios de los 90.

El electorado, considerable y en rápido crecimiento, es en gran medida anti-Moscú, como lo han demostrado las encuestas de opinión pública.

Estos datos demográficos, además de la lealtad de Israel a Washington, complicaron la posición israelí.

Por un lado, Israel votó a favor de una resolución de las Naciones Unidas en marzo de 2022 que condenaba a Rusia. En respuesta, Moscú expresó una total “decepción” con Israel.

Además, Israel abrió sus puertas a los ucranianos y también a los judíos rusos que querían huir de las zonas de guerra.

Por otro lado, el entonces primer ministro israelí, Naftali Bennett, intentó desempeñar el papel de mediador, manteniendo reuniones con los presidentes ruso y ucraniano, Vladimir Putin y Volodymyr Zelensky.

Es más, Israel, como posible lugar de encuentro para futuras negociaciones, fue mencionado repetidamente, dándole a Israel un estatus especial como pacificador, aunque sólo en la cobertura de noticias de los medios.

Esto no culminó en nada. De hecho, posteriormente generó múltiples controversias. Incluyeron una disputa diplomática en curso sobre lo que Israel considera la veneración de Ucrania por los colaboradores nazis.

Otro episodio vergonzoso se produjo tras las acusaciones de Bennett de que Zelensky había buscado garantías personalmente a través del líder israelí de que Putin no lo mataría. Ucrania negó que tal hecho hubiera tenido lugar.

Sin embargo, mientras Bennett intentaba insertar a Israel en el conflicto como una potencia global importante, Yair Lapid, entonces ministro de Relaciones Exteriores de Israel, condenó abiertamente a Rusia.

La posición israelí puede haber reflejado la composición político-demográfica de Israel. También podría ser cierto que se tratara en gran medida de una estratagema política, mediante la cual Bennett intentó pacificar a Moscú, mientras su socio de coalición, Lapid, buscaba tranquilizar a Washington.

A pesar de las ocasionales reprimendas de Israel por parte de Estados Unidos y Rusia, el lenguaje utilizado por ambas partes difícilmente fue comparable a las amenazas lanzadas contra otros países que se negaron a seguir su línea.

De hecho, la advertencia más fuerte de Moscú a Israel se produjo en febrero pasado, cuando la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, dijo a los periodistas que “todos los países que suministran armas (a Ucrania) deben entender que consideraremos que estas (armas) son objetivos legítimos para las fuerzas armadas de Rusia”.

Se entendió que la referencia en la declaración de Zakharova era Israel, ya que siguió a una entrevista de CNN con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

En la entrevista, Netanyahu dijo que su país está «estudiando» enviar «otros tipos de ayuda», además de la asistencia humanitaria a Ucrania.

En la misma entrevista, Netanyahu se refirió a la relación de Tel Aviv con Moscú como “compleja”, precisamente debido a sus intereses conflictivos en Siria y los fuertes vínculos de Moscú con Teherán, el archienemigo de Israel en la región.

A diferencia de los dos primeros ministros anteriores, Bennett y Lapid, Netanyahu estaba interesado en mantener cierto grado de neutralidad en la guerra entre Rusia y Ucrania y el conflicto global resultante.

Sea Netanyahu sincero o no, parece que Moscú se siente mucho más cómodo con la nueva posición de Tel Aviv que con la de los gobiernos anteriores.

Por ejemplo, en julio de 2022, el Ministerio de Justicia de Rusia declaró una guerra legal a la “Agencia Judía para Israel”, cuya misión, desde hace un siglo, ha sido facilitar la inmigración judía a Palestina y, más tarde, a Israel.

La medida rusa fue claramente política y pretendía enviar un fuerte mensaje a Israel de que Rusia tiene muchas herramientas a su disposición en caso de que Israel se desvíe demasiado hacia el lado ucraniano.

Israel respondió bombardeando Siria con mayor frecuencia que antes, para enviar un mensaje a Moscú de que él también tiene opciones.

La verdad es que las medidas legales contra la Agencia Judía hicieron sonar serias alarmas en Israel. Demuestra la seriedad de Rusia a la hora de contrarrestar la politiquería y las agendas mixtas de Israel.

Aún así, la brecha entre Rusia e Israel aún no ha tenido ningún impacto positivo directo sobre los palestinos. Hay razones para esto.

Una, históricamente, la visión de Israel de Rusia, y anteriormente de la Unión Soviética, se ha basado en las propias prioridades políticas de Moscú.

En segundo lugar, el discurso de política exterior de Rusia, en las últimas décadas, ha estado ligado en gran medida a la postura árabe colectiva hacia Tel Aviv. Esto quedó ilustrado en la ruptura de los vínculos entre Moscú y Tel Aviv durante la guerra árabe-israelí de 1967, y la reanudación de los vínculos durante las conversaciones de paz árabe-israelíes-palestinas en 1991.

La ausencia de una posición árabe unida respecto de Palestina hace que ahora sea poco urgente un impulso ruso más fuerte contra la ocupación israelí.

En tercer lugar, los dirigentes palestinos no han logrado navegar por los espacios geopolíticos que se abrieron desde la guerra entre Rusia y Ucrania, por lo que se han vuelto en gran medida irrelevantes para los cálculos políticos de Rusia.

De hecho, tan pronto como Israel comenzó a adoptar una posición consistente y menos agresiva en la guerra entre Rusia y Ucrania, comenzó a cosechar los frutos.

En julio, el Ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Eli Cohen, celebró el “logro diplomático” de su país tras la decisión rusa de abrir oficinas consulares en Jerusalén Occidental.

El sorprendente anuncio estuvo acompañado del uso, por parte de algunos medios de comunicación financiados por el gobierno ruso, del término “Jerusalén Occidental” en lugar de Tel Aviv, para referirse a la capital de Israel.

Se podría argumentar que la postura rusa sobre Palestina sigue siendo fuerte y que las concesiones de Rusia a Israel probablemente sean temporales, simplemente necesarias por la guerra.

De hecho, este podría ser el caso, especialmente si tenemos en cuenta el fuerte electorado proárabe en el Kremlin y la Duma.

También es posible –de hecho, cierto– que la política exterior de Rusia hacia Israel y Palestina en el momento actual esté enteramente motivada por las prioridades rusas.

Esto significa que no se puede dar por sentado que Moscú sea un aliado palestino, y un reconocimiento absoluto por parte de Moscú de Jerusalén como capital de Israel no está completamente descartado.

Ramzy Baroud es periodista y editor de The Palestine Chronicle. Es autor de seis libros. Su último libro, coeditado con Ilan Pappé, es “Nuestra visión para la liberación: los líderes e intelectuales palestinos comprometidos hablan”. El Dr. Baroud es investigador sénior no residente en el Centro para el Islam y Asuntos Globales (CIGA). Su sitio web es www.ramzybaroud.net

Articulo original en inglés

Friend or Foe? Russia’s West Jerusalem Consulate is Very Worrying

 



Source link

Elena Garcia

Sumergiéndome en el océano de las palabras y tejiendo narrativas como hilos de un lienzo, soy Elena García, una Artista Verbal del Blogging que convierte letras en mundos cautivadores. Mi travesía en la Universidad Autónoma de Barcelona coloreó mi pluma con la paleta del conocimiento. Como una tejedora de historias, mis escritos se despliegan desde las esferas de las noticias internacionales hasta el resguardo de la seguridad global, desde los misterios de la ciencia hasta los engranajes de la industria automotriz y los tesoros de la literatura. Cada palabra es una pincelada de autenticidad, entrelazada con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras cobran vida, donde la seguridad se entrelaza con la ciencia, donde las máquinas se fusionan con las palabras y donde cada párrafo es un reflejo de la vasta riqueza de la literatura.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button