Ciencia

¿Por qué la cooperación internacional, con énfasis en el sur-sur? – El Espectador


El desarrollo de las sociedades contemporáneas está enraizado en el conocimiento universal y en las consecuentes aplicaciones tecnológicas que este genera. La creación y aplicación de nuevo conocimiento, en problemas complejos, supone una clara concepción interdisciplinaria que permite evaluar, orientar y conectar estos desarrollos con las demandas y las necesidades de los entornos sociales y económicos.

Una importante lección del último siglo de desarrollo científico-tecnológico es que, para crear entornos de desempeño con algún grado de certeza, y con la capacidad para impactar positivamente a los diversos grupos sociales, es fundamental la cooperación internacional, tanto entre Estados como entre instituciones dedicadas a la investigación científico-tecnológica, a la formación y a la búsqueda de soluciones para los diversos grupos de la sociedad, especialmente los más vulnerables. Esta cooperación implica un esfuerzo conjunto, de parte de investigadores, grupos de investigación, instituciones educativas, empresas y encargados de las labores de divulgación y promoción del desarrollo científico-tecnológico.

Este tejido solidario promueve un diálogo de saberes que se traduce en innovaciones transformativas que impulsan desarrollos sociales ajustados a las necesidades y sentires de las comunidades que habitan las diferentes regiones de nuestra sociedad y el mundo. Las comunidades más aisladas, las más pobres, las que necesitan de mejoras directas en sus condiciones de vida se benefician de las soluciones más avanzadas desarrolladas en diferentes lugares, y cuando las mismas han sido elaboradas y contrastadas globalmente.

La gestión social del conocimiento que llevan a cabo las universidades gracias a la armonización de las funciones misionales de docencia, investigación y extensión y a la formación integral de ciudadanos del mundo que son agentes de cambio ético con conciencia social ha permitido, por ejemplo, atender eficazmente los problemas derivados de la pandemia, el mejoramiento y aprovechamiento de las fuentes de agua, las mejores técnicas constructivas aplicadas a la viviendas de interés prioritario y social, el desarrollo de procesos de descontaminación ambiental, o, incluso, el desarrollo de las mejores modelos de transporte y movilidad urbana.

En los aspectos sociales, la cooperación también es evidente en áreas que van desde las investigaciones arqueológicas, históricas y antropológicas hasta los debates que han permitido el reconocimiento, la formulación y aplicación de nuevos derechos, orientados a proteger a sectores diversos de la sociedad, especialmente a aquellos más desfavorecidos.

Particularmente, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) ve en las redes de cooperación académica, especialmente aquellas que construimos con nuestros homólogos regionales, una oportunidad sin igual para que nuestras naciones puedan avanzar en un desarrollo sustentable que permita a los habitantes de nuestros países desarrollarse cuidando nuestra casa común y respetando nuestra riqueza étnica y cultural.

En ese sentido, desde la universidad, y desde la presidencia de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUALC) hemos participado activamente en la construcción de la Hoja de Ruta de la Educación Superior en América Latina y el Caribe, definida por las universidades del continente el 30 de junio y el 1 de julio del año pasado en Córdoba, Argentina. Adicionalmente, participamos en la red de MacroUniversidades de América Latina y el Caribe, en Universia y en el Grupo de Universidades Iberoamericanas La Rábida. Esto, unido a los convenios suscritos con universidades de la región, amplía el horizonte de cooperación con fines de fortalecimiento mutuo, movilidad académica, investigación, innovación y publicaciones, entre otros.

Nuestra Dirección de Relaciones Exteriores ha consolidado acuerdos beneficiosos para nuestra comunidad universitaria y para el país con instituciones de todo el mundo. Especialmente hemos avanzando en la cooperación sur-sur, una apuesta de la dirección de la universidad que recoge el trabajo desarrollado por toda la comunidad académica en la materia y especialmente los aportes del centro de pensamiento Apuesta por el sur. Tal es el caso de los recientes diálogos que hemos sostenido con la Organización de Cooperación del Sur, cuya sede está en Adís Abeba, Etiopía.

También hemos firmado convenios con instituciones de Europa, Asia y Norteamérica. En total contamos con casi mil convenios de cooperación con universidades, empresas e institutos de investigación de punta en el mundo. Cada convenio firmado por la UNAL tiene un responsable académico que le hace seguimiento continuo a este proceso.

En síntesis, creemos en la necesidad de que nuestras universidades se integren y trabajen conjuntamente para la creación de nuevo conocimiento que promueva el desarrollo de nuestras regiones y comunidades, para dar solución a nuestros problemas compartidos. La cooperación no debe hacer distinción de ningún tipo; al contrario, nuestras universidades deben promover un trabajo colaborativo entre ellas y con instituciones de Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido y otras naciones de Europa Occidental, además de países como Australia, Japón y Corea del Sur, haciendo énfasis en redes internacionales de cooperación sur-sur con nuestra región, África y el sudeste asiático. De esta manera tendremos la oportunidad de aprender y de presentar ante el mundo nuestras capacidades científicas que, en múltiples aspectos, pueden hacer aportes insustituibles al conocimiento mundial, dado que aquí aprendemos de las comunidades y co-construimos con ellas proyectos y saberes excepcionalmente ricos en diversidad pluricultural.

Invito a todas las universidades de nuestro país a que aprovechemos la coyuntura nacional, de reforma a la Ley 30, para crear un Sistema de Educación Superior más flexible, que se conecte con el mundo y que permita que nuestros conocimientos y nuestro capital humano pueda incidir en todos los rincones de nuestra nación y en el exterior.

*Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN





Source link

Elena Garcia

Sumergiéndome en el océano de las palabras y tejiendo narrativas como hilos de un lienzo, soy Elena García, una Artista Verbal del Blogging que convierte letras en mundos cautivadores. Mi travesía en la Universidad Autónoma de Barcelona coloreó mi pluma con la paleta del conocimiento. Como una tejedora de historias, mis escritos se despliegan desde las esferas de las noticias internacionales hasta el resguardo de la seguridad global, desde los misterios de la ciencia hasta los engranajes de la industria automotriz y los tesoros de la literatura. Cada palabra es una pincelada de autenticidad, entrelazada con el hilo de la transparencia. Acompáñame en este viaje donde las letras cobran vida, donde la seguridad se entrelaza con la ciencia, donde las máquinas se fusionan con las palabras y donde cada párrafo es un reflejo de la vasta riqueza de la literatura.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button